INTRODUCCION

Cuando tuve a mi bebé, todas las mujeres me decían “el tiempo pasa muy rápido, casi ni te enteras. Cuando quieras darte cuenta, tu hijo tendrá ya un año”…

Es cierto. Han pasado ya 8 meses desde que di a luz a mi pequeño.

En este tiempo, han pasado tantas cosas, que apenas ya recuerdo…¿no os hacéis a veces preguntas tales cómo: cuándo gateó por primera vez, cuándo le di su primera papilla, cómo fue su primer día de guardería…?

Todo ésto habrá quién sí lo recuerde, pero no creo que con detalle se acuerde de cuándo le dio su primera galleta, o cuándo compró sus primeros juguetes, etc.

He de decir, que me pareció triste que pudiese olvidar tantos detalles que a simple vista parecen no interesar, parecen obvios de recordar, pero que al cabo de una semana, meses, años, recuerdas vagamente. Quizá una foto, o un video grabado, te devuelven una visión de aquel momento, pero no del momento en sí.

Por eso, y porque soy madre primeriza, decidí comenzar a escribir un diario. En él, escribo todo aquello que debo recordar, y sobre todo que a mi hijo, cuando sea mayor, le gustará leer. Se trata, de mi vida junto a él.

Se trata de su vida.

 

Mi bebé es mi inspiración. Lo observo a diario y veo su evolución. No se trata de dejar que crezcan sin más. Se trata de aprender de ellos, de sus miradas, de sus gestos, de sus primeras palabras, juegos. A menudo, no nos damos cuenta, pero son pequeños adultos.

Cuando llegué a casa el primer día con mi pareja y mi hijo, no tuve miedo.

El hecho de ser primeriza, no me asustó.

Que estoy aprendiendo…cada día.

Suelo equivocarme…casi siempre.

Estoy en apuros…¡pues claro!…¿tú también lo estás?…entonces quizá mis experiencias como madre te puedan ayudar, sólo pretendo de alguna manera, enseñar que no todo se rige por un mismo patrón.

Bajo mi experiencia, también cada madre puede exponer la suya, ayudarnos mutuamente es lo que pretendo.

 

Soy, una madre en apuros…