Mala Madre???

Hace ya un tiempo que vengo leyendo articulos referidos a esta cuestión: “soy una mala madre” …ya sea en plan afirmativo o cuestionándolo. El caso es, que son madres que trabajadoras dentro o fuera de casa, no se cuestionan si juegan mucho o poco con sus hijos, o si les ayudan en los deberes, o si los llevan al parque…son mamás, que afirman adorar a sus hijos, pero al mismo tiempo reivindican el derecho a ser ellas mismas sin que nadie les eche en cara el abandono de la familia.

A diario, yo sí, me cuestiono si soy o no buena madre. No sé, si juego lo suficiente con mi hijo mayor, o si debería haberle dejado más espacio al aburrimiento cuando era bebé, o si le presto la atención necesaria a su edad.

Ahora, me pregunto constantemente, si lo estoy haciendo bien. Si El está feliz, si cuando a veces le regaño o grito, me lo tendrá en cuenta. Si le digo NO, a jugar o salir al parque por cansancio o abatimiento, será de ser mala madre.
Estoy cansada de leer artículos donde jugar estimula al niño. Pero, cuanto tiempo le dedico? Horas, todos los días a todas horas, una hora al día, hoy si, mañana no sé…Cuándo Él me lo exige, cuándo a mí me apetezca…
Me gustaría tener un consejero en estos momentos, y salir de mi continua desesperanza por alcalnzar ser “perfecta” a ojos de mi hijo.

Me siento mal, si le veo aburrirse cuando vamos a comprar, o a cenar con amigos. Constantemente le miro e intento que no le venza el aburriniento o la desesperación…y, apenas, estoy atenta en ocasiones a las conversaciones de los amigos con los que he ido a cenar, o estoy en el parque. Hasta en el parque intento que juegue y se lo pase bien…

Hay veces, en las que me vuelvo niña, pero otras quiero ser madre, solo madre…porque, tambien disfruto viéndole crecer, avanzando a grandes pasos en aprender a ser autónomo: vestirse, comer y en ocasiones jugando solo…pero, de nuevo, caigo en la desazón, y soy pesimista y me desespero por encontrar el lado intermedio a ser madre o amiga, a dejarle aburrirse o, que sea un chico divertido y vivaz.
Luego, escucho a otras mamás, y os aseguro que a su lado, soy la mamá más molona…jajajaja!
Porque lo mismo juego a los peluches, que a la pelota, que al escondite, que a hacer manualidades…
Mis hijos son la pieza faltante en mi puzle de la vida,y por supuesto mi marido…pero, creo, que no encontraré jamàs, la balanza que equilibre mi bienestar familiar…porque al final del día, seguiré cuestionándome si he sido “mala madre”.