Un paso atras

Me siento frustrada. Creo que quiero abarcar en mi vida mucho mas de lo que puedo.
Siento que estoy fallándome a mi misma y a mis convicciones. Quería ser nuevamente madre. Porque creo que es algo maravilloso. Pero, ahora me siento abatida y triste. Pienso que no voy a dar a mis hijos lo que necesitan. Y lo creo porque constantemente estoy pendiente de lo que los demás piensan o me dicen. Mi vida gira entorno a opiniones ajenas, y estoy cansada.
Creo que estoy hecha un lío. Que estoy fallando a mi hijo mayor, a pesar de no darse cuenta ni El mismo.
Hoy me encuentro cansada y mi actitud es negativa. Al mismo tiempo, no encuentro en mi marido el apoyo necesario.
Está distante, y desde hace mucho, mis sentimientos los considera peliculeros.
Hablo con El, y es un muro. Es un eco constante. Oigo mis palabras como rebotan en su mente, para repetirse sin sentido, como si no fueran con El.
No represento nada en su vida. Solo soy buena ama de casa. Menudo reto! Eso para mí no significa nada.
El hecho de casarnos tampoco significó gran cosa. No quería una boda por todo lo alto, pero quizá un detalle de amor, sabiendo que soy como dice romanticona, no hubiese estado mal. No quiero grandes detalles, porque soy timida y que todo gire a mi alrededor me abruma, pero sentir que tengo que estar cediendo a sus voluntades cada paso que doy en esta nuestra vida en común, solo por agradecerle ciertas actitudes, me está sobrepasando.
Ahora mismo, me gustaría irme lejos con mis hijos. No ver a nadie. Que me echen de menos y echarles yo a ellos. Que llorar casi a diario me limita para atender a mis hijos. Y quiero estar ahi para ellos.
Mi marido no me entiende, no me demuestra amor o ternura. Ahora mismo estoy a 1000km de distancia, pero no se da cuenta. Mis tristezas o enfados, son circunstancias pasajeras.