La luna nueva

Dicen que cuando hay cambio de luna, nos ponemos de parto. Yo, no me lo creía, y todavía no lo creo, pero mi madre acertó.

Hoy, día 25 de febrero, me tocaría estar en monitores, pero resulta que el domingo 21, tuve una fisura en la bolsa y el lunes 22, me fui a urgencias.

Mi marido me convenció, porque para mí, todavía no era el momento. Luego me dijeron que unas esperan mucho y otras vienen a la menor contracción.

El caso es, que ya con una fisura en la bolsa, te tienen que ingresar y ponerte antibiótico. De paso ya, inducirte el parto…es decir, he vuelto a tropezar en la misma piedra…y es que, los seres humanos, siempre caemos, y nunca aprendemos.