Y nos acercamos a la semana 41…

Se acerca el final de la semana 40, y tras ir el viernes a monitores y ginecologa, estamos tanto el bebe como yo, en perfecto estado…

Me retan a otra semana más!!! OTRA!!!
Sin contracciones,sin nada que se asemeje a un próximo parto natural, que es lo que a ellos tanto les preocupa.

A mi, lo único que me preocupa, es que todo salga bien. Y me pregunto: ¿por qué tengo que pasar por los dolores de un parto natural, pudiéndome evitar tales dolores,y no me hacen la cesárea?…

Vale, el parto natural es de más rápida recuperación (o eso nos dicen), pero en verdad, si te practican una episotomia,¿donde esta esa recuperación tan rápida?

No sé lo que va a pasar hasta el jueves, que es mi próxima cita, de hecho, me preocupa el jueves y lo que tengan “preparado” para mi bebe y para mí…

Hasta entonces, cada día me despido de mi barriga, la acaricio como luego acariciaré a mi pequeño. Para mí, es lo más bonito que he pasado y que ya, no pasaré. Lo he disfrutado a pesar de los vómitos y angustias. De no dormir lo suficiente, de los sustos del sangrado…Mi barriga se marchará en cuestión de días, y me quedará el recuerdo de las fotos…y de una experiencia maravillosa que nadie más que la mujer embarazada puede llegara a sentir.