Un respiro, y un susto!

Por fin es septiembre!!!
Para muchos el triste fin del verano, del buen tiempo, es la vuelta a la rutina de los niños…para mí, es el aire que necesitaba para respirar.

Tras dos meses horribles, y no por el calor solamente…sino por la pequeña enfermedad de mi pequeño y su invaginación intestinal, llevamos un mes tranquilos, parece que ha cesado el dolor, y mi hijo ha vuelto a la normalidad. A comer, hacer de vientre, ha jugar, a caminar, saltar y correr…han sido dos meses de mucha incertidumbre, y un mes de paciencia porque no quería salir ni jugar…por fin, la ráfaga de aire fresco ha llegado, es pero que dure, y mucho.

Junto a este desahogo, ha venido mi cuarto mes de embarazo, y junto a este mes, el susto.

Fue el pasado jueves. Me desperté inquieta, y noté como me caia algo, que parecía flujo, pero que ya, yo, atisbe que no era. Fui al baño, y efectivamente, era sangre. Roja, poca, pero roja. Intenté tranquilizarle. Me acosté, y esperé. No pude dormir, y, al cabo de una hora, volví, a notar aquel flujo. Mi sorpresa fue que era mucho, que me había empapado toda la compresa y pijama, y cuando me senté en el baño para cambiarme,me empezó a caer por la piernas a chorros.

Me asuste. Con mi primer hijo, fue un pequeño coagulo, pero esta vez era una regla abundante.
Mi pareja,me calmó. Me acosté, y al cabo de un par de horas, la sangre fue remitiendo. Seguía sangrando, pero fue a menos.

La mañana siguiente fui a urgencias. Con el sustillo en el cuerpo, yo sola, entré a consulta. Muy amable la doctora me confirmó que todo estaba bien. Que es habitual este derrame. Me dijo, que se movía mucho y que podia ser…Niño!!!!

Estoy feliz, aunque estoy deseando que empiece a moverse. Quiero ya notarle y saber a diario que esta perfecto. Eso sí, tengo una buena barriga que ya, es imposible ocultar…

Y, no quiero. Me encanta mostrarla. Es precioso.

Ahora me siento mejor. Mi hijo esta bien, mi pareja esta feliz…y, aunque no estoy al 100%, intento estar positiva.